MODALIDAD DE CARRETERA

 

https://s3.eu-central-1.amazonaws.com/cecweb/galeria/6101500623903-1913_xl.jpeg

 

 

El ciclismo en carretera es la actividad más veterana de todas las que actualmente desarrolla nuestro Club y la integran casi un centenar de socios que salen regularmente todas las semanas, encuadrados en distintos grupos según sus capacidades deportivas.

 

Los itinerarios que hace esta sección se localizan principalmente alrededor de la Sierra de Guadarrama, pues Majadahonda es una población perfecta desde donde acercarse a nuestra principal sierra. Si te apetece mejorar progresivamente tu forma ciclista, o simplemente montar en grupo, el Club Ciclista Majadahonda te brinda una oferta inmejorable para divertirte al máximo con tu deporte favorito. Anímate y prueba. No te arrepentirás.

 

https://s3.eu-central-1.amazonaws.com/cecweb/galeria/6101512139891-7209_xl.png

La primera ventaja de rodar en grupo es que uno conoce gente que tiene la misma afición que vosotros. Puede parecer algo sin importancia, pero si se va hablando el tiempo pasa mucho más rápido que yendo solo delante del manillar, ¡el cual no tiene mucho que contarnos, la verdad!

La segunda ventaja, y no menos importante, es que rodar en grupo permite protegerse del viento. Los ciclistas que van delante os protegen del viento de frente. Cuando se sabe que yendo a rueda de otro ciclista uno se ahorra un 30% de energía, se comprende su importancia. Por eso se rueda más rápido en grupo que solo. Incluso con el viento en contra, a partir de los 40 km/h, el 80% de energía de un ciclista se usa para contrarrestar la fuerza aerodinámica. No haréis más esfuerzo yendo en grupo a 40 km/h que solo a 30 km/h.

Pero para estar bien protegido del viento, uno debe saber colocarse a pocos centímetros del corredor de delante.

¿ES PELIGROSO RODAR EN GRUPO?

Hay que admitir que es un poco más peligroso que rodar solo. Sin embargo, con ciclistas acostumbrados a rodar en grupo, no aumenta, en general, el número de caídas en los entrenamientos. En las carrera, en cambio, las caídas son más frecuentes y forman parte «del oficio de ciclista».

Pero para que no sea una actividad peligrosa, es importante que se respeten unas reglas.

LAS REGLAS QUE HAY QUE RESPETAR

Rodar regularmente
La regularidad es básica. Si dejáis de pedalear (sobre todo en un repecho) o peor, si frenáis de golpe, el corredor que os sigue se va a llevar, como mínimo, un buen susto, o aún peor, os dará un golpe.

Mantener la distancia
Si estáis demasiado lejos del corredor de delante vuestro, vais a quedar desprotegidos y en las aceleraciones deberéis recuperar mucho hueco… y los corredores de atrás deberán hacer lo mismo.

Pero tampoco se debe ir demasiado cerca. Lo ideal es ir a unos 30 cm, con un ligero margen de 15-20 cm respecto la bicicleta de delante. De este modo, vuestra rueda de delante no golpeará su rueda de atrás y tendréis un margen de movimiento para maniobrar en caso de tener que esquivar algo.

rouler-en-groupe

Avisar a los otros corredores de cualquier obstáculo

Si os encontráis en la parte delantera del grupo, no debéis olvidar que los corredores que os siguen no ven los obstáculos (piedras, agujeros, ramas, etc.). Son los primeros corredores los que deben señalar con la mano para prevenir a los demás. Los ciclistas que os siguen deben reproducir el gesto para que los últimos del grupo estén avisados.

Por lo general, se señala con el dedo hacia abajo por el lado donde se encuentra el obstáculo. Por ejemplo, el primer corredor ve un bache a la derecha de la carretera y señala con la mano el suelo por el lado derecho. Todos los que van detrás van a saber que hay un peligro en ese punto, pudiendo apartarse ligeramente hacia la izquierda.

Si se trata de un coche que está aparcado a un lado o de peatones que van andando, se hace una señal con la mano en la espalda indicando que hay que desviarse.

¡Claro que siempre se puede avisar de un peligro con un grito!

¡No zigzaguear!

Se sabe que un corredor acostumbra a rodar en grupo porque va en linea recta. No hay nada tan desagradable que seguir a un corredor que van en zigzag todo el rato, con el riesgo de haceros caer.

Pero para rodar en linea recta se necesita tener plena confianza en todos los corredores que van por delante. Ellos también deben rodar en linea recta y advertir a los demás de los obstáculos (ver consejo anterior) para estar tranquilos.

Anticiparse
Igual que en un coche, la anticipación es la clave para la seguridad. No debéis centraros solo en la rueda trasera del ciclista que tenéis delante. Se entiende que, al principio, uno pueda tender a fijarse solo en el neumático durante la salida. Pero con el tiempo, vais a dejar de hacerlo y podréis gozar del paisaje.

El oído es un buen detector para saber qué pasa a vuestro alrededor. Los frenazos se oyen antes de verse. Tenedlo en cuenta.

Pensar en grupo

Nunca hay que olvidar que no vais solos. Antes de apartaros, de parar para orinar, de sonarse la nariz o de hacer cualquier otra cosa, debéis estar seguros de que no vais a molestar a los compañeros de atrás.

https://s3.eu-central-1.amazonaws.com/cecweb/galeria/6101512026364-4087_xl.jpeg

 

https://s3.eu-central-1.amazonaws.com/cecweb/galeria/6101513593786-7852_xl.jpeg